Envíos Gratuitos para Pedidos Superiores a 99 € (Sólo España Península)

Taekwondo: origen e historia

por SoloArtesMarciales Redacción 13 junio, 2017

Giros, fuerza, patadas voladoras, destreza, velocidad, potencia, equilibrio y voluntad, estas son algunas cualidades de una de las artes marciales más antiguas, el Taekwondo.

Taekwondo: origen e historia

En la actualidad el Taekwondo se considera como un deporte de combate y es uno de los deportes más practicados a nivel mundial, en 1988 se convirtió en deporte olímpico.

Un arte marcial que sorprende por su variedad de patadas y complejos movimientos. Taekwondo significa el camino de los pies y las manos.

Su repertorio de golpes va desde los puños, las manos abiertas, los dedos, los codos, las rodillas, el empeine, el talón, las muñecas, los antebrazos, casi utiliza cualquier parte del cuerpo con la finalidad de defenderse.

Un deporte que en sus principios comenzó como un arte marcial al servicio de la guerra la, liberación de una nación y como símbolo cultural. Veamos el origen y la historia de este gran deporte, el Taekwondo.

 

El Taekwondo en la antigüedad

 

La historia del Taekwondo comienza junto con la de Corea, durante los siglos que van del I a. C. al VII d. C. existieron tres reinos rivales: Goguryeo, Silla y  Baekje. Con la rivalidad de estos reinos y sus constantes luchas, el Taekwondo surgió de la mezcla de dos artes marciales que se originaron en este tiempo,  el “Subak” y el “Taekkyon”.

El Subak, nació en las regiones montañosas de Corea, por lo que sus primeros precursores tenían las piernas más fuertes que sus brazos. Esto hizo que desarrollaran un estilo de lucha basado en fuertes patadas, bloqueos y derribos.

Por otro lado el “Taekkyon” se desarrolló para el fortalecimiento del cuerpo y la mente, para el uso de los pies y las manos con libertad, y la adaptación  a cualquier situación crítica, en el antiguo reino de Koguryo (el reino Goguryeo).

 

Se unifican en el Hwa Rang Do

Estos dos estilos se terminaron unificando en el Hwa Rang Do, una de las artes marciales más antiguas de Corea,  la cual tenía un papel fundamental en la educación de las elites del reino.

Los guerreros que practicaban el Hwa Rang Do, se asimilaban a la figura del samurái o del caballero. Era una organización social, educativa  y militar basada en un código de honor, lealtad a la nación, respeto u obediencia a los padres, honestidad, coraje en la batalla y la omisión de la violencia innecesaria. Al parecer este código de honor es la base filosófica del actual Taekwondo.

Este arte marcial además de tener una gran importancia en la educación militar, dentro  del entrenamiento físico y de combate, también tenía un papel importante en las festividades y los ritos religiosos, pues durante estos actos se realizaban combates de exhibición.

Se cree que el desarrollo de las primeras técnicas del Taekwondo surgió del análisis de las peleas de los animales, cuyos movimientos son ofensivos y defensivos.  

 

El Taekwondo en la Edad Media

Las técnicas del “Subak” y del “Taekkyon” se sistematizaron y se convirtieron  en una materia obligatoria para la selección de los cadetes militares, materia impuesta por la dinastía Koryo, la cual unificó la península de Corea.

Durante los tiempos de la dinastía Koryo (del 918 al 1392 d. C.) saber las técnicas de combate del Hwa Rang Do, eran de suma importancia para pertenecer a las fuerzas militares y poder ascender de grado; varios militares ascendían a capitanes si demostraban gran destreza durante la batalla.

La popularidad de este arte marcial se extendió más allá de los cuarteles militares, llegó a las aldeas gracias a las muchas competencias de artes marciales que se realizaban por orden de los reyes de la dinastía Koryo.

Esta popularidad se vio mermada cuando entraron las armas de fuego, deteniendo el desarrollo de este arte marcial. 

 

El Taekwondo en la modernidad

Durante el inicio de los tiempos modernos de Corea, en la dinastía Chosun, el Taekwondo era llamado “subakhui”.

El Taekwondo, durante este periodo perdió impulso, por la ideología de la dinastía, ésta se había convertido al Confucionismo, dándole más importancia a la literatura que a las artes marciales. No obstante, siguió estando dentro de los rangos militares con el propósito de seleccionar soldados.

Después de la invasión de Japón a Corea, el gobierno recobró el interés por las artes marciales como medida del fortalecimiento de la defensa nacional. Durante este periodo surgió un libro llamado Muyedobo- Tongji, un libro que recopilaba distintas técnicas marciales que conformarían las bases del Taekwondo poomsae moderno, las cuales se han ido modificado con principios científicos.

 

Taekwondo como símbolo de identidad cultural

Sin embargo, el gobierno colonial japonés, con la intención de suprimir al pueblo coreano, prohibió cualquier arte de combate. Por lo que las técnicas del Taekwondo se comenzaron  a transmitir en secreto hasta la liberación del país en 1945.

Con la liberación de Corea del régimen colonial japonés después de la Segunda Guerra Mundial, se reforzó las prácticas del “Subak” y del “Taekkyon”, como símbolo de identidad cultural de Corea, debido a que se quería revivir las tradiciones coreanas y hacer una distinción del Karate japonés y de las artes coreanas, es como fue tomando forma lo que actualmente conocemos como Taekwondo.

 

General Choi da a conocer el Taekwondo

General Choi Honh H

En 1955, el General Choi Honh Hi da a conocer el Taekwondo como un nuevo arte marcial. Como vemos el Taekwondo tienes raíces muy antiguas, que se extienden desde la lucha de grandes imperios, la educación de las élites militares, la liberación de una nación y como símbolo cultural de corea. Por eso vemos los valores en los que se sustenta este deporte.

 

Filosofía del Taekwondo

El Taekwondo se originó como un arte marcial con un sistema complejo de ejercicios físicos para la lucha, el desarrollo mental y principios filosóficos con la intensión de armonizar y unir el cuerpo, la mente y la vida.

En nuestros días el Taekwondo se ha desarrollado como un deporte de combate con 5 valores principales:

  1. Ye Ui (cortesía). Un principio fundamental que tiende a que el ser humano se destaque para mantener la sociedad en armonía.
  2. Yom Chi (integridad). La cualidad de establecer los límites entre lo bueno y lo malo y buscar que nuestros actos respeten estos límites.
  3. In Nae. (perseverancia). El valor de ser constante y seguir adelante a pesar de las distintas adversidades que se presentan en el camino hacia nuestros objetivos.
  4. Guk Gi (autocontrol). La capacidad que tenemos para ejercer dominio sobre nosotros mismos, dominando nuestro cuerpo, emociones y pensamientos.
  5. Baekjul Boogool (espíritu indomable). Refiere a la libertad que debemos poseer para actuar ante la injusticia, de manera combativa y vivaz.

 

Si estás interesado en practicar Taekwondo ¡consigue tu dobok con un 6% de descuento! Accede a Doboks de Taekwondo y utiliza el CUPON: TKDORIGEN

 




SoloArtesMarciales Redacción
SoloArtesMarciales Redacción

Autor


Dejar un comentario

Los comentarios se aprobarán antes de mostrarse.


Otros Artículos

Correcciones sobre El Katana

por SoloArtesMarciales Redacción 19 junio, 2018

El katana.

Si amigos, es masculino y no en femenino (La Katana) como habitualmente se dice. No una espada es un sable y esta es la razón. No es lo mismo.

Ver artículo completo →

¿Cuándo y por qué se dice KO en el boxeo?

por SoloArtesMarciales Redacción 15 junio, 2018

¿Cuándo y por qué se dice KO en el boxeo?

Seguramente ya has visto y escuchado muchas veces cuando dicen que un competidor ha quedado KO o que cayó noqueado. Veamos en qué consiste noquear a un contrincante o ser noqueado por otro y cuándo se trata de un TKO.

Ver artículo completo →

Artes marciales hebreas, ¿cuáles y cómo son?

por SoloArtesMarciales Redacción 13 junio, 2018

El Abir Qesheth

El Abir Qesheth es un arte marcial que fue desarrollado por los patriarcas del judaísmo. Hacerse la imagen de Abraham, Isaac, Jacob o el rey David luchando como unos verdaderos artistas marciales es algo inusual.

Ver artículo completo →