Historia del judo - Solo Artes Marciales

Historia del judo

ORIGEN

Este arte marcial  de contacto de origen japonés tiene nombre propio: Jigoro Kano, el padre del Judo moderno. Nacido en 1860 en la población de Kobe en la provincia japonesa de Kyoto.

Jigoro Kano era de constitución débil, tanto, que sus amistades solían llamarlo "medicina". Debido a esa fragilidad corporal, comenzó a practicar Jiu-jitsu para fortalecer músculos y cuerpo.

Tras años de constante esfuerzo y estudios, consiguió su objetivo y además terminó adquiriendo una serie de valores éticos y morales que le proporcionó el Jiu-jitsu. Aún muy joven, con 22 años, se instaló en el Templo de Eisho (Shitaya, Tokio). Tenía tan solo 9 alumnos y una tatami de apenas 24 metros cuadrados, pero fundó su propia Escuela, a la que denominó Judo Kodoka para diferenciarla de la Escuela de Jikishin que usaba definir las técnicas de lucha Jiu-jitsu como judo.

El nombre de Judo Kodoka le sirvió a Jigoro Kano para expresar que la suya no era una escuela donde se impartían tan solo técnicas de lucha y defensa personal, si no que incluía una serie de prácticas y dinámicas que aportaría a sus practicantes fuerzas, habilidades y capacidades superiores a las que había ofrecido hasta el momento el Jiu-jitsu.

El judo entendido por Jigoro Kano buscaba mejorar la individualidad del ser humano, tanto en el aspecto físico como los psíquicos y morales. Según sus propias palabras,

"el Judo es la vía más eficaz para el uso de la fuerza física y mental",

entendida como una fórmula de mejoramiento del género humano.

Al Judo se le conoce como el "camino de la suavidad" por las sílabas que forma su nombre: "Ju" (lo suave, flexible, sutil) y "Do" (camino, sendero, vía).

Al poco tiempo, el Judo de Jigoro fue ganando popularidad, pasando a formar parte incluso del sistema nacional de educación física japonés. En una época de grandes viajes por mar, el judo se extendió hasta Europa (Francia, Inglaterra y Holanda mayormente) y Estados Unidos.

El Judo está regulado por la Federación Internacional de Judo creada en el año 1951 y, en 1956 en Tokio se celebró el primer campeonato mundial de esta disciplina. Ingresa como deporte de exhibición en los juegos olímpicos en 1964. A partir del año 1972, el judo forma parte del programa de los juegos olímpicos, siendo el único arte marcial que es deporte olímpico permanente.

Practicado con fervor en Japón, han destacado en las pruebas mundiales casi siempre los judokas japoneses, aunque en las últimas convocatorias han despuntado atletas de Francia, Brasil, Corea, China, Italia e inclusive España.

Este arte marcial es uno de los cuatro estilos de lucha deportiva más practicado actualmente en todo el mundo, favorecido en gran parte por la declaración de la Unesco que lo clasificó como el mejor deporte inicial en edades infantiles y juveniles (de los 4 a los 21 años) ya que otorga una educación física integral que potencia las habilidades psicomotrices como la ubicación espacial, la perspectiva, el ambidextrismo, la lateralidad o las habilidades de empujar, lanzar, arrastrarse, saltar, caer, rodar, así como la coordinación tanto conjunta como independiente de las extremidades (manos y pies).

Además, el judo mejora ostensiblemente las relaciones con los demás, usando el juego y la lucha como elemento que integra y dinamiza esas relaciones, introduciendo las técnicas tácticas deportivas adaptadas.

Por otra parte, el COI, Comité Olímpico Internacional, considera al judo el deporte más completo, equiparable a la natación o a la gimnasia rítmica, ya que promueve valores como la amistad, el compañerismo, la participación, el respeto a los demás y el afán de mejorar.

 

FUNDAMENTOS DEL JUDO

El judo se basa en provocar al rival un desequilibrio, mientras se mantiene el propio.

  • Rei: es el saludo inicial, que puede ser en pie (tachi-rei) o de rodillas za-rei)
  • Shishei: se denomina así a la postura, que puede ser natural (Shizen-Tai) o defensiva (Jigo-Tai).
  • Kumikata: son los llamados agarres; el fundamental es el tradicional (de derecha).
  • Shintai y Tai-Sabaki: se llaman así a los desplazamientos. El Shintai consiste en el desplazamiento de los pies en las diversas direcciones y el Tai-Sabaki en el movimiento giratorio del cuerpo.
  • Chikara - No - Oyo: significa "uso de la fuerza". El principio por el que hay que servirse de la fuerza del adversario.
  • Kuzushi: se denomina de esta manera al desequilibrio, que permite proyectar a un adversario incluso si este es más potente o pesado.
  • Tsukuri: es la preparación donde el atacante se sitúa en la posición más apropiada para la ejecución de una técnica de proyección.
  • Kake: es la continuación del Tsukuri, que lleva a concluir la técnica.
  • Ukemi: las ukemi son las caídas en el judo. Es esencial en esta disciplina el saber dominar las propias caídas.
  • Uchikomi: con las uchikomi (entradas), se automatizan las técnicas a través de las repeticiones, con el objetivo de lograr velocidad, potencia y resistencia.
  • Randori: es la práctica libre de todas las técnicas con el objetivo de llegar  a la máxima eficacia de las mismas ante un oponente que tiene el mismo objetivo.
  • Shai: shai significa competición. De esta forma, el judoca fortalece su espíritu, aumenta el propio control y comprueba el resultado de los conocimientos aprendidos y aplicados.
  • Renraku - Waza: son las posibles combinaciones de unas técnicas con otras: pie/pie, pie/suelo y suelo/suelo.

 

 

 




Angel del Soto
Angel del Soto

Autor



Dejar un comentario

Los comentarios se aprobarán antes de mostrarse.