Kalaripayattu: el origen de las artes marciales. - Solo Artes Marciales

Kalaripayattu: el origen de las artes marciales.

Según cuenta la leyenda Sage Parasurama es el padre del Kalaripayattu, una forma de arte marcial que dio origen a todas las demás, hace unos 3.000 años en en el sur de la India. Sus principios se basan en  Atma Sipahi (el espíritu manda al cuerpo) y Bura Trupachandral (el adversario es vencido retornando contra él su propia fuerza).

Hoy en día podemos disfrutar del Kalaripayattu en forma de espectáculo, en una demostración que une cierta filosofía de vida y arte marcial en la que los luchadores se esmeran usando fuerza y velocidad a través de espadas y golpes.

Los movimientos del Kalaripayattu  evocan los de un león  cuando se ponen en guardia, atacan y cazan, lo que incluye no solo la lucha, sino otras aptitudes como la observación, la paciencia, la serenidad ...

El Kalaripayattu  incluye cuatro niveles (lo que implica casi una década de entrenamientos ya que es necesario tener una total coordinación de movimientos tanto propios como con los del compañero para evitar lesiones) y en cada uno de ellos se utilizan armas diferentes para la lucha:

  • Nivel Meytaari: es el nivel principiante, donde se realizan ejercicios de forma individual para dotar al cuerpo de elasticidad y flexibilidad, además de generar músculos. 
  • Niveles Kolltaari y Anghataari, segundo y tercero respectivamente: incluyen entrenamientos en parejas y se usan como armas barras de madera de corta de diversa longitud, además de espadas y escudos.
  • Nivel Verumkay: es el último nivel y es el que propiamente incluye la lucha en sí, cuerpo a cuerpo y sin armas.

Su interés crece y son muchos los turistas que quieren vivir en directo este arte marcial, aunque sea en forma de espectáculo donde admirar las figuras que llevan a cabo los luchadores: chaattom (salto), ottam (corriendo), marichil (salto mortal), etc . Para los que practicanKalaripayattu sin embargo es más que un trabajo: es una filosofía de vida en la que se aprende a ser disciplinados, a mantener un estado de superación personal constante y a conocerse uno mismo para convertirse en personas más preparadas para afrontar las dificultades de la vida.

Unas enseñanzas, además del respeto, que podemos encontrar en todas las artes marciales, que van más allá de la simple lucha, de los ataques: se trata de estar preparados para ello, pero basándose en la paciencia, la tranquilidad, la serenidad de ánimo y la coordinación cuerpo - mente.  

 




Angel del Soto
Angel del Soto

Autor



Dejar un comentario

Los comentarios se aprobarán antes de mostrarse.