ARTES MARCIALES y EMBARAZO - Solo Artes Marciales

ARTES MARCIALES y EMBARAZO

Cuando se habla de artes marciales, a menudo solo las asociamos a deportes de contacto como el karaté, el judo o el kung fu, pero existen otras disciplinas, denominadas "Meditación en movimiento", que permiten un entrenamiento con el objetivo enfocado a la salud y el bienestar. Estas disciplinas combinan movimientos con el control de la respiración tanto mental como corporalmente, como por ejemplo el Tai Chi (una evolución del Qigong), que puede ser una actividad especialmente indicada para mujeres embarazadas.

El Tai Chi y Qigong (o Chi Kung) son maneras de practicar ejercicio mediante la fusión de movimientos físicos y enfoque mental. Lo que diferencia estas técnicas de otras es el enfoque en la meditación dinámica, que potencian la concentración y claridad mental y la paz interior. Disciplinas que resultan ideales para mujeres embarazadas que quieren seguir realizando ejercicio pero sin poner ni su salud ni la del futuro bebé en peligro. Ante todo, eso sí, se debe consultar con el médico para comprobar que no existen riesgos: cada embarazo es diferente.

Según el Dr. Augusto Rolle, el Tai Chi:

  “es beneficioso para el embarazo porque conducen a la relajación y oxigenación y todos los parámetros que permiten una mejor preparación de la musculatura y articulaciones que se van a usar en el trabajo de parto, y por lo tanto pueden ayudar a facilitar el parto”.

 

En qué consiste la meditación en movimiento

El Qigong es un entrenamiento suave que no lastima las articulaciones del cuerpo y sí conseguirá la relajación deseada. Mediante la concentración efectuada en el entrenamiento, a través de la meditación, la respiración y los movimientos repetitivos.

El Qigong es estupendo para estados puntuales de agotamiento y agobio (algo recurrente durante los embarazos). El resultado es por una lado tranquilidad y por otro una recuperación de la energía. Otro logro del Qigong es que conecta la mente con los cambios que van sucediendo en el cuerpo de la mujer durante el embarazo, permitiéndole seguir el ritmo de los mismos.

El Tai Chi es una evolución de Qigong y también es una opción de ejercicio idónea para mujeres en estado. Su filosofía se centra en la encarnación de la meditación en movimiento, en una unión de la mente, el cuerpo y el espíritu, buscada a través de estados de respiración profunda y movimientos llamados "formas".

En las clases de Tai Chi la mujer embarazada aprenderá cómo meditar y cómo coordinar la respiración con los movimientos para conseguir esas "formas" que se repetirán sucesivamente a lo largo de la clase.

Antes de decidirte:

  • Consulta con el médico que sigue tu embarazo antes de ponerte a practicar cualquier deporte, incluso si ya los realizabas antes del embarazo.
  • Informa siempre al instructor de que estás embarazada para que tu entrenamiento sea personalizada y los movimientos los más indicados para ti.
  • Es bueno evitar realizar las clases cuando la sala de entrenamiento esté demasiado ocupado.
  • Presta atención a tu equilibrio y mantén el ritmo adecuado para ti, de forma que mantengas el control del mismo.
  • Vigílate: presta atención a cómo te sientes durante la realización del ejercicio. En caso de sentirte mareada o con sensación de vértigos, para de inmediato el entrenamiento, avisa al instructor y acude a tu médico.
  • Viste con ropa adecuada que facilite el movimiento suave y sea transpirable.

Con estos consejos, podrás seguir haciendo ejercicio y tendrás un embarazo más tranquilo y relajado.  

 

 




Angel del Soto
Angel del Soto

Autor



Dejar un comentario

Los comentarios se aprobarán antes de mostrarse.