Los colores en los cinturones de Judo - Solo Artes Marciales

Los colores en los cinturones de Judo

Se les conoce como "obi" y vienen a representar el grado de adiestramiento en los deportistas que practican judo. Si bien esta clasificación se basó en un primer momento en otras artes marciales como el aikido o el kárate, el judo ha evolucionado hasta establecer su propio baremo de colores.

Una primera clasificación se realiza entre cinturones principiantes "Kyu" y los cinturones avanzados "Dan", reservaos para profesores, sensis y maestros.

El cinturón, que por un lado sirve para sujetar el traje del judoca, se contempla en judo como una unión entre cuerpo y alma, como símbolo de encuentro entre ambas cosas.

Si bien en Japón, cuna del judo, solo existen tres colores (blanco, marrón y negro), en Occidente llegamos hasta siete colores, que van cambiando conforme el judoka consigue progresar en esta disciplina milenaria, a modo de incentivo o motivación.

Cuando nos iniciamos en el judo, el color del cinturón que corresponde es el blanco; conforme se avanza en el aprendizaje, llegan el amarillo, el naranja, el verde, el azul, el marrón y el negro. Quien consigue un cinturón negro adquiere el título de 1º Dan; a este color le corresponden los grados del 1 al 5º Dan, luego el rojo/blanco del 6º al 8º dan y el rojo para el 9º y 1º dan. Curiosamente Jigoro Kano, fundador del judo, no poseía ninguna grado en su cinturón ya que representaba al shihan (fundador). Conseguir el décimo dan es una tarea ardua y pocas personas en el mundo lo han conseguido. Éstos son los décimos dan ya fallecidos que fueron promovidos:

- Mifune Kyuzo (1884-1965)

Se inició en el judo en 1903 y estuvo en la cabeza de los maestros del Kodokan. Recibió su décimo dan en 1945 y perteneció al grupo asesor de Dojo Kodokan.

- Iizuka Kunisaburo (1875-1958)

Consiguió el décimo dan en 1946 y dedicó casi 50 años a ser instructor de judo en la universidad más antigua de Japón, Keio.

- Samura Kaichiro (1880-1964)

Muy longevo, entró en 1898 en el Kodokan, consiguiendo el décimo dan en el año 1948. En el año 1899 se convirtió en el pilar de la sección judoca del Butokkai. Llegó a ser miembro del grupo asesor del Dojo.

- Kotani Sumiyuki (1903-1991)

Fue alumno directo del Shihan, Jigoro Kano y recibió su décimo dan en 1984, aún en vida. Consiguió ser el oficial de más rango del Kodokan y practicó el judo diariamente hasta la edad de 81 años.

- Nagaoka Hidekazu (1876-1952)

Muy técnico, hasta el punto que es célebre la frase "la técnica es Sutemi, el hombre es Nagaoka". Se esforzó en enseñar a profesores más jóvenes y fue un estupendo asistente y consejero de Kodokan. Consiguió su décimo dan en 1937.

- Yamashita Yoshiaki (1865-1935)

Un judoca que fue uno de los pilares del judo; perteneció al Kodokan desde 1884 y fue un fuerte contrincante de las escuelas de Jujutsu. Llegó a enseñar judo al presidente estadounidense Theodore Roosevelt. Consiguió su décimo dan en 1935.

- Isogai Hajime (1871-1947)

Fue seleccionado para ir al Butokkai de Kyoto en 1899 donde formó a muchos maestros. Consiguió su décimo dan en 1937.

- Tabata Shotaro (1884-1950)

Junto al anterior, Isogai, contribuyó a la difusión del judo y a la instrucción de nuevos maestros. Fue promovido a 10º dan en 1948.

- Okano Kotaro (1885-1967)

Se le distinguía por sus técnicas de ne-waza dentro del judo y fue el sensei (maestro) en la policía de Okayama y en numerosas escuelas secundarias.

- Shokiri Matsutaro (1885-1969)

Fue el único 10º dan no profesional: creó la primera estación televisiva de Japón (la Nippon television Network Corporation), fue presidente del periódico japonés Yomiuri Shimbunsha y hasta ostentó el cargo de Ministro de Estado.

- Kurihara Tamio (1896-1979)

Graduado en el Kyoto Budo Senmon-Gakko, consiguió su décimo dan en 1979. Célebre es su combate de mayo de 1926 cuando disputó con 57 años la final de la Copa Emperador contra Ushijima Tatsukuma, uno de los judocas más fuertes con un 5º dan.  

- Nakano Shozo (1888-1977)

Instructor de la universidad de Ikashika en Tokyo, consiguió su décimo dan en 1978, ya fallecido. Contribuyó a la difusión del judo en el mundo y hasta hoy día ha llegado una de sus frases: "mi estrategia es dejar que mi oponente tome su mejor agarre, mientras yo espero el mejor momento para lanzar a mi oponente".

 

 

 

 




SoloArtesMarciales Redacción
SoloArtesMarciales Redacción

Autor



Dejar un comentario

Los comentarios se aprobarán antes de mostrarse.